Visit our new ONLINE STORE We have new products Get the best price NOW.
Visita nuestra nueva TIENDA ONLINE Tenemos nuevos productos Obtén envío gratis ahora.

La caza unida para combatir los daños ocasionados por Filomena

La caza unida para combatir los daños ocasionados por Filomena

La ONG “Resiste España” ha atendido más de 500 emergencias diarias

Desde el primer día del temporal, hasta hoy, un gran número de personas ha colaborado para ayudar a todo aquel que lo necesitara. Los voluntarios se han dedicado, todos estos días, a llevar a enfermos y sanitarios a hospitales, ayudar en residencias de ancianos que se habían quedado sin luz, gas y comida, limpiar las calles de Madrid, acudir al rescate de las personas de la Cañada Real llevándoles casi 50 bombonas de butano, 800 menús de comida, pañales, ropa y un largo etcétera.

Lidera la iniciativa la organización Resiste España, que lleva ya un tiempo dedicándose a labores humanitarias. El viernes, en mitad de la gran nevada, Ignacio Trillo, con la bandera de España colgando de su espalda, recorrió gran parte de la capital corriendo para ayudar a personas y coches afectados por el temporal.  Tras horas bajo la nieve, Ignacio y su amigo Juan, ambos cazadores, decidieron lanzarse a la aventura. Con un todoterreno y ganas de ayudar a su país llegaron a la Cañada Real. Ahí asistieron varias emergencias; fracturas de brazo, falta total de suministros, hipotermias etc. Pero lo que también les esperaba allí, a parte de la gratitud de todas las personas a las que ayudaron, fue algo que les acompañará toda su vida. Esa misma noche nació, gracias a la ayuda de los dos jóvenes, Nazaret. Consiguieron llevar a la madre a tiempo al hospital y, tras el parto, los padres hicieron padrino a Ignacio. Y es que este nacimiento fue el origen de todo, desde ese momento ciudadanos de Madrid, con ayuda de Alvise Pérez, contactaron con Resiste España para ofrecerse como voluntarios.

JAIME TRILLO: “MÁS DE LA MITAD DE LOS VOLUNTARIOS SON CAZADORES”

Lo que empezó con un 4×4 terminó en más de doscientos todoterrenos. A saber, más de la mitad de los voluntarios son cazadores que pusieron a total disposición de la gente sus medios y su tiempo. “Y, para que después comenten, se atendieron algunas emergencias como llevar suministros a protectoras de animales y entre los que me constan, muchos de ellos eran cazadores”, insiste Jaime indignado por las críticas animalistas hacia el sector cinegético. “La idea era contactar a todo aquel que tuviese un todoterreno, y quién mejor que la gente de campo para ello”. Jaime es cazador y también uno de los participantes en esta iniciativa.

El joven advierte de que “se han hecho grupos paralelos pero mucha gente que empezó ahí ha terminado en el nuestro por la  falta de organización de los otros 4×4”. Por el contrario, Resiste España se ha organizado bien desde el primer día. De hecho, están divididos en sub-grupos para hacer todo más ordenado y eficaz. De tal forma que cuentan con las personas que coordinan las acciones desde su casa, los que ayudan con sus 4×4 y los que van andando, bien quitando la nieve con palas o repartiendo comida, mantas, pañales etc. 

Jaime afirma que los servicios ofrecidos han sido de manera totalmente altruista: “La palabra voluntario no debería ir acompañada de retribución alguna. A pesar de los intentos de la gente de darnos literalmente todo lo que tenían, insistimos en que el mejor pago que podíamos recibir era su gratitud”. Es decir, la gasolina de los 4×4, que en algunos casos ha superado los tres depósitos diarios, ha corrido a cargo de cada conductor; la organización  no ha tenido la más mínima intención de recibir ayuda de donaciones, ni por parte del Gobierno.

Tres voluntarios de Resiste España en el punto de encuentro de Avenida de América
Jaime Trillo, voluntario de Resiste España, saliendo del Hospital Universitario Gregorio Marañón después de dejar a varias personas ahí
Jaime Trillo junto a Francisco, de 84 años, y su nieto

LA DUREZA Y  BELLEZA DE ESTA EXPERIENCIA

Dicen que todo lo bueno y bonito siempre tiene detrás un momento duro. Y es que los voluntarios sabían, en cuanto decidieron colaborar, que no todo lo que iban a ver estos días iba a ser fácil. Para empezar, las condiciones estaban en su contra.

“Tuvimos que vivir por ejemplo algún aborto. Aunque suene muy duro, solo hemos recibido palabras de agradecimiento que salían de una madre desgarrada. Sin duda alguna, una amarga recompensa. No podríamos describir ni una mínima parte de las emergencias que atendimos, – continua explicando el joven cazador– pero muchos de los voluntarios, entre los que me incluyo, hemos terminado emocionados por la gratitud de personas que aun no teniendo nada, te lo daban todo. Y cuando digo todo es todo”.

Jaime, como muchos otros voluntarios, asegura que, de esta situación, ha terminado “ganando” mucho más de lo que ha podido dar.

El joven vivió muchos momentos que quedarán grabados en él para siempre. Por ejemplo, la asistencia a un señor de unos 84 años con una hernia inguinal muy avanzada. Francisco llevaba más de un día esperando una ambulancia. Entre él y su novia consiguieron subirle al coche. En ese momento, camino al hospital, Jaime cuenta que Francisco comenzó a hablar. De entre sus dientes salió un hilo de voz que apenas se oía: “Cómo en un mundo así puede haber gente como vosotros”.  Ese hilo de voz llegó a lo más profundo de Jaime, quien, en ese momento, tuvo que hacer grandes esfuerzos por contener sus lágrimas. “ Una vez llegamos al hospital, le acompañé hasta urgencias y me quedé con él hasta que fue atendido por una enfermera. En el momento en el que me fui a atender otra emergencia, y con un tono aún más desgarrador que el de unos instantes atrás, volvió a agradecerme mi labor como pudo. Fueron esas palabras, y las de muchas otras personas a las que ayudamos, las que me dieron la fuerza para seguir a pesar de los intentos de algunos de desquiciarnos”, cuenta el voluntario emocionado.

Desde el primer momento han contactado directamente con Resiste España, hospitales, emergencias, y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que, aun desempeñando una labor excelente en todo momento, necesitaban la ayuda de la flota de todoterrenos para poder llegar a todo el mundo. Por otro lado, la organización insiste en que seguirá colaborando con su país hasta que su ayuda deje de ser imprescindible. 

Lo que me llevo de esta experiencia es el recuperar la Fe en las personas. He descubierto que en momentos de crisis a nadie le importan las ideologías , que mucha gente, con sus medios, está dispuesta a ayudar a sus conciudadanos de manera altruista. Sin duda, creo que esto es algo que emociona a cualquiera”                      Jaime Trillo

Compartir esta publicación

Comentario (1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Escriba aquí
¿Necesitas ayuda?
Gracias por contactar con Young - Wild - Hunters, estás hablando con Gonzalo, ¿en que puedo ayudarte?.